Canal RSS

Archivo de la etiqueta: infierno

Una temporada en el intierno (A.K.A. Una sesión de enfermo)

Publicado en
angel caido
 
“En otro tiempo, si mal no recuerdo, mi vida era un festín en el que se abrían todos los corazones y en el que se derramaban todos los vinos” (Rimbaud)
 
 “Debería tener mi infierno para la cólera, mi infierno para el orgullo, y el infierno de la caricia; un concierto de infiernos” (Rimbaud)
 
 “Nel mezzo del cammin di nostra vita 
mi ritrovai per una selva oscura
ché la diritta via era smarrita”.
(Dante)
 

a través de las varices de esa camarera entrañas bestiales

me visiono capaz de predecir el infuturo -el que avista no es traidor-:

cuando llegue el desmembramiento permaneceré sobre la línea de la persiana

en un brindis por el derecho a una semilobotohomía de ambos hemisfarios

para no escuchar el eco de tus manos un barniz sobre estos lodos

aunque hoy no venga la abyección al espejo ni aun al llamado a voces en canon

me guardaré del aquete… -asombrero en mi cabeza- y las lágrimecánicas de peuvecé

 

necesito una temporada en el intierno donde las clepsidras se muerden el labio;

las mujeres con jota muda abracadabrasas, vértigo de sombra en precipicio,

se enfundan en bluyín tirano maestro educador: custodia de la carne;

el voltajeno consigue que reboten chispas, se soasen mis mimbres,

se me espinaque el estómago culpa de rodillas-asiento-reservado-permanente;

la rabia con incuria digiere la ofensa: un trago transparente traspasa la tráquea;

donde desarte en la boca –desastre- esparce metralla de clavosardiendo

 

hace trescientos besos -labio arriba labio abajo- que no sé nada de ti

me acostumbré contigo para no tener más desmásyos

todavía poseo el don dequieras, pero no hay vía, vida mía

-no sé cómo me vives, no me concedo el imaginarlo-

empuño la escoba para barrer a manos y ojos sobre ti

en este amago poco amigo de excondites dosimétricos

simétricos los dos en dosis ¿los tres en tésís los cuatro en catarsís…?

 

rememoro el poema donde se pesa la vesícula en báscula –corazón a dieta-

aúnclado a estos jerséis que nunca serán jersietes ajueguetereados como pecho cubierto

(por septihambre sería -resuma y gime- cuando el escozor de hojas de parra

con haztitú infantiloide en sarmientos y estructura del fichero innovedoso

te tiré los trastornos armado con un sabotaje doctorando en charcos)

las fuerzas me fuerzan a ser fuerte pero llegan las arcadas subventrales:

ningún boceto planteaba obsequiar puntazadas a estas costuras

Anuncios