Canal RSS

Archivo de la etiqueta: excaso de afectivos

despedira (paradiosestoyo)

Publicado en

sol_de_inviernoDefinitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes

(J.L. Borges)

 

In-te-rruego luna desvelada la ilusión alborizante –descaparateneclipse a destello focal-:

no podrá herirme el futuro ni el invierno (ni el nuncausenciacostumbrada)

del alba hasta el (fr)acaso mi corazón vaser un vado permanente

pérdida arrancada a estertoses –la virtud: esputo medio- retención en puño macizo

reloj de arena a-negado que ralentice en tantos entonces sabotaje al calendario

ladrillo lingote impar descuadrante de murallas en cualquieracera de puntosuspensivos

carnaza de bálano sin prácticárnica (farmacopea: uno, sustine et abstine; dos, ataraxia)

 

antes de que mi alegría (animal que muere demasiado) comience a quedarse calva

voy a ponerte en las girolas de las catedrales a moldear una costilla con recordatorios

a guardar mis órganos entre los matorrales y los espejos mientras

mi mano sespine al cable colgante entre batirse en duelo y batir las alas

pulverice todos los pedazos -las migajas desorientadas no sabrían recogerse-

[irresponsable como el sol me tambalearé en la curva de tu vientre

sita en longitud 4º 21’ E, latitud 50º 51’ N, (actitud 100 N S E O)]

 

aún no sé si el dolor tiene porvenir vigencia de piedras o si abraza el tropiezo

estocada vez separación llaga que duele en el propio como en el cuerpo ajeno

que hace sentir el peso de la sábana en la soledad a pecho abierto por fuegoteo

y al lunario sonámbulo tus porhaceres futuros -picoteado como un pájaro al fruto-

no estamos en el borde sino en el bordillo: nuestra caída no traerá secuelas y aun así

(quizás las hemorragias sean internas o pensamientos floriles lindantes con lo terremal)

pero nos queda un cambio de escaparate: mucho por mostrar pero no todavía

Anuncios

raravis

Publicado en
100506-N-7498L-152¿Qué se llama cuanto heriza nos?
Se llama Lomismo que padece
nombre nombre nombre nombrE.
(César Vallejo)
 
Rara avis in Terris nigroque simillina cygno
(Juvenal)
 
Yo renazco al mirar nuestro amor en los espejos
(Luna González Alijarcio)
 

túyyó mañana sin estrenar escrito en encierrasílabos endecadencia

abrazo auricular en reposo –delicabeza– besos tácitos (¿taciturnos a tacitas?)

ciudad desobsequiadora de bajadas para vértego y curvas para desequilibríos

cielo intenso que hunde océanos en sus trastornos bipolares –tiempo de las certezas-

intervalo multiforme vigorrizante sin sucursales ni franquicias

fracaso de los negros cisnes–ni la niebla sucede ni el excesivo pájaro humea entre rocas-:

especie protegida esta en-tomo-logía alvina y espástica

 

túmortal mariposa lodo con alas derrota del aire wayoflife gusanil

volcán de cervicales estípite de flores devenir de moscas bisagra irisada sobre hierba

vértebra rojiza de natura destete a la paleta primaveral de añiles desorden de la charca

sabes a viento en los labios a desnudez de hoja a ósculo en préstamo sin garantía de devolución

voy a ti como el polvo a los muebles (urge un besostén hociforme de ochoras)

desde lo más profundo de las correas de mi vientre con las palmas de las manos desconchadas

como piloto rojo de televisor: de noche te vigilo miro controlo en espera de encenderme

 

tunombre tiene un nido de albañiles que construyen amaneceres emportrados

un nohogar en cada juntura entre las tejas como llamada de puerta con ganzúa

(techarte de menos no es una simple operación aritmética)

como el corazón del héroe raravisrarabis– con tu maldad de la buena

de sangre verde  inmadura –eternaprendiz– tentadora como el flashback

peina mi rebeldía con raya (sé quien da el distingo a la espiga de trigo)

resucita al palpar nuestro ¡ah!mor empreñadoen los pellejos

 

estepicursor

Publicado en

interrupto prototipos del aterrizaje con audacia: cómplice de las hélices del giroderueda

las visitantas pasajeras sangre de domador enjaulada –estepicursor en brisa por partes a ráfagas silabeadas-

el refugio parece llano la cueva umbría la cabeza niegasienteencrucijadaedípica

perros ladran en noche frágil (yo atorado en tu aullido) se ahorcan daños en las farolas

el trueno resbala se sacia de sombra se abraza a una pinza en un pellizco

sacramental guillotina cercena lo condecorado cortesía del llanto –es lo que ¡ay!-

me increpo por sabotatuarme ser espectadolor cometerrores no dardodepecho …

el héroe de mañana tiene fobia a la cornisa yo a mirar de noche el cielo

lunamorada mestremezco ¿cómo afirmar que el firmamento puede ser algo firme?

¿no ves que no puedes apartar las nubes con la construcción de más estrellas?-

si la única herencia es genética -“heredarás la mierda”- seré sábana en tu dormir hético

“con poco acierto algo” mis manos no dejarán huella en el agua ni salpicablanda ni onda

aunque no sé de tapices ni tejes (ni manejes) ni destejes (desconozco la destrezarterial)

sí de la metáfora como secreto ronco a megáfonos del coágulo yyy flema de acribillarme los codos

porfío en latir como el lagarto en esta jauría de soles –casomiso

pétreamargura hace en un tris entristecerse (esto no es caída sino abrazo de tierra)

¡qué de caras viejas en fracturas diafisarias nos devuelven los espejos!

arrugadas como camisa de ayer o carta que se ansía entre las manos

yo me reflejo con los botes de un balón cansado ¿quién determina el oficio latiente?

y ardí porque no me quedaba más remedio –¡maldita vocación secreta de ceniza!-

con perezosa melancolía escarbadora de uñas: tena¡zas! para sacarse los pasados como muelas

A Bélleza Trágica

Publicado en

atomium

 

Para el hombre dichoso todos los países son su patria
(Erasmo de Rotterdam)

 

 

Cuando ese murmullo incesante, ese susurro a las vías, horade este tímido corazón de campaña que se erigió a la manera del templo de Jerusalén –no bastaron cuarenta y seis jornadas para construirlo-, tras repostar en Austerlitz, recorrer las entrañas de la Luz y partirme desde la Gare du Nord, quizás llegues a Zuidstation, del norte al sur, donde no te espere nadie más que el calendario, ni siquiera el acompasamiento respiratorio de mi mano como cada noche a las once y media, mil trescientos diecisiete con noventa y seis más tarde –tal vez algo más, la vía no es un camino recto- pretendas reconocer la Grand Place o alguno de los magrittes, aquí cerca de este río yermo, los rieles seguirán inútiles y muertos, los raíles darán cobijo al matojo que se estira de forma incipiente y olor a orines desecados estará adherido a la piel del hierro; cuando el ferrocarril bruno deje esa cicatriz especular en tierra y el relente no pueda cauterizarla, el galope se suceda como rastrillo por esa huella en cemento fresco y se traduzca en vómito de humo, el paisaje a través de la ventana te parezca un eco de postal o de viñeta de un cómic de Tintín, hayas recorrido el pentágono con cada uno de los lados y puntas del templo en las alturas -de la también llamada ermita del pantano-, y eduques a tus pies por pasillos y aularios en la Livre, la Vrije o la Erasmushogeschool o encuadres el Van Buuren en un silencio de pasos –casita de chocolate art déco-, y los días de viento ondee el reloj azul de doce estrellas, y las noches la luna compita en refulgencia con las nueve esferas del Atomium, los libros y yo extrañaremos cada una de tus sustracciones y tú acaso comprendas después de tanto cuando que el último tren, el postrer tren –el postren- que te guíe sólo sola será el de vuelta.

in girum imus nocte et consumimur igni

Publicado en

IMAG0904

No gossamer is spun
so delicate as she is, when the sun
drives the clear emeralds from the bended grasses
(Ezra Pound)
 
Como gobiernas, como bronces,
siempre en mudanza, siempre dando vueltas.
(Miguel Hernández)

 

al poliyacético insecto saprófago

 

 

a la espera del acento cálido pielespontáneas pasto de la flama

pulverizo en el puño lacrado la monedazarosa caracruz

soberana de incertidumbres pasoatrás decisiones tomadoras

el “desafío turbulento de los 28” (gonzalorojasdixit)

aliterado de forma literal –no, saber, si, dormir, recurrente, arribabajo

aterrizo sobre hervorhistería para coserte a fuelle

y mordisqueo de las uñas hasta las lúnulas

 

tus ojos dióptricos a fermentar tras cada pestarañazo en barricas de roble

mi sangre de estilete clavado en víscera nidia y escalena

a tu helado –cafhélado- viruta serhumana fosfatina

porque a tu lado todolodemás asco-iris y fraganciapestosa

sal sudoricia luzazul colmillo mellado ronquidonírico ácilodo

oxímoron: yermo inventario comparativo (con su agravio correspondiente)

paradoxal (para-dos-al paradorsal): perder autobuses es ganar horas

 

desconozco entrenamiento de piel para escalofrío erizado (repe-luz-no)

que no sea el besaspersor con retroceco -¿el beso es número o letra?-:

ele esquinada escuadra menguante sonrisa de cielo noventa grados -máximo calor-

émula de ojizarcatenea vestida de vidrios fanales arbóreos –uffísima ufférrima-.

llama.                         ungida.                       ninfea.                                    astral.

aunque del hollar senrojezcan los muertos -defunctus adhuc loquitur-

mencanta que tencante que estas manos te digieran cada sábadomingo, lunes.

 

Anula ligazón el jicarazo

Publicado en

polillapoddle

 
¿Culebra, o mordedura de pestañas quemadas, o únicamente víbora
del mal amor? A pocos centímetros me fuiste
movediza, arenosa. Nunca entraste. 
Nunca saliste, y todo fue polilla a lo largo del encanto
(Gonzalo Rojas)
 

Verde vitral de mordulada luz a oscuras -¡qué sabor el de la parte trasera de las hierbas!-

y si (sí!) rayas y si (¡sí!) cuadros y si (¡¡sí!!) prendas hojas secas descarriadas

abandonan con planeos el árbol: en comparación, el viento desorgulloso de su vuelo

mordeblanda con colmillos de leche, inedidénticas chirrían las incisiones –decincisivas

alijero lunares abismoquedad en este légamo de aljorca rizosa

con el consentimiento de girasoles para la diamantina sed de brutería –rigor vórtex horizontal-

la sirena canhídrica otorga muerte biolenta satélitéxtasis: veneno anega el organismo

 

ánfora donde se helaba el misterio mágico –ahípodíaestar – retablo vulneradorable

cuando pétalos donde prístino roce al unísono anulizaje de cristales irrompibles arañados

mundo en su leve inclinación: no hay latido pernicioso que voluptuosee el eje terráqueo

copioso fidedigno orbital desconsiduración indomable hormigueo anular ensortijado

evoco lo sucio que relimpia –halaganado desconectarégimen: síeterno anula un la a la una-

olor a muelle encrespado en la retinafectiva de ondulaciones crisálidas

me salomonizas sin apartar espinas del pescado: por tu vívida apariencia coleo

 

enarbolamiento de rama en rama, que sí caballo huérfano –un trato: trótame a casa-

des-cubro las llamas relentes venusianas demasiadas veces tanto

imántener el peritaje en carasocultas: pollyanna versus ciclotímido

malhiere el cuello órgano vital–etsi de gustibus est disfrutatum– por bucal eléctrica

camigas envidiosas del hurto de horas –me sobran horas, me faltan héroes-

tú sí también tan telúrica y magnética: de “finas madrugadas arqueológicas”

procrastinación o contracrastinación: yaseverá -¿porvenir, pormejor, pormenor, porfavor?-

Combatería baja

Publicado en

combateriabaja

       
Hilo retemplado, hilo, hilo binómico
¿por dónde romperás, nudo de guerra?

(César Vallejo)

 

Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla

(Sun Tzu) 

 

 

al zaguero sabor de lanza romana clavos de triángulo carnoso

dondelatan prolijos prejuicios cielo profundizante descafeinado de sobras

inquebrantables choques de rodillas arquitrabes rotulianos –osteocondrosis-

fundo la luz de gas yo de miser inalámbrico ávido de generadores

meto nimias dipsomanías al sistema inmundoilógico -no pienso competdir perdón-

evisceración sin armamento y cráteres de arcángeles cándidos

contienda de campaña: recuento de bajas en vértigofensiva

 

juego de ventanas que no encaja: entra el aire al que creía innecesario aspirar

certidumbre-diente-de-león (desperdigada inseminadora) en tierra árida arrendada

tánto trásiego rifirrafe en la incandescencia: asirse al último brote de cobertura

escudos empeñados en mantenerse como parapeto de la común acroestesia

qué cuchiyo roerá hoy estas cerdas de muñecas secas antes embalse

hallazgo de algo –haz algo de algo, (mi voz estentórea) sé lectivo-

rescate de lo automático mano a cuentagotas vía de interacción por amargo desprovecho

 

tecnolatrío la clara lupa sobre la trinidad malhumorada y los remedioses caseros

aguijón punto de intertrés treslescópico salchica golpedazo tu espada genocida

entre la cima y el cielo se fumigan los adentros: habité el plato que devoran los pájaros

nocheadía díanoche aviso de abisales bises reprocreados en la epidermis

amenaza al casco convulso –con pulso- de las mejillas saturadas de encolorarse

supe por el olor de amapola que esta noche debí devenir miope

que tú vistas de azul escaramuza redundancia acaricierta codicia brusca bruja

 

nudoblado mordedura de culebra cruzada de miras abatido en maniobras

para qué luchar pleno de garantías seguro de victoria -el riesgo no es mi rasgo-

y no al límite de las fuerzas combatería baja increesciendólares luchamuerte 

argumentomitido piromanías -quién concede las ampollas al coraje-

el reglamento de viajeros contempla la guerrilla: un apréndice a arbitrar o entumbar

dis-paro y b-arranco y en cada cartuchera Zum ewigen Frieden y sūnzǐ bīngfǎ 

ser yunque o martillo no son las dos únicas posibilidades en la refriega