Canal RSS

postren

Publicado en

tren vía

Quiero cantarle al freno,
la garra del presente,
verdugo de la rueda,
enemigo perenne de todo movimiento.
(Alfredo Mario Ferreiro)
Te llaman: porvenir,
y esperan que tú llegues
como un animal manso
a comer en su mano.
Pero tú permaneces
más allá de las horas,
agazapado no se sabe dónde.
(Ángel González)

Cuando me hablan del porvenir viadúctil (entiéndasedsementienda)

intermitente: siempre… a veces –entre en mi tente, entrenmitren

se me caen –disculpen- los motines de los bolsillos –traqueteo sintimental

(¿qué clase de victoria es ésa en la que uno es ganado?)

en medio de bártulos como un copiloto dormido el ayer a la alcantarilla

el mosquito a la sangre tras un destello de luz anterior

el sol a tu edad –látigo y abdómen– y la invalidez a mis cuestas

 

derrotrágica el cortafuegos de tus pestañas exultas por raíles de iris

incubo un cuadrado para contrarrestar la circularidad con la rectitud

como si mi vida hubiera sido la misma y ninguna –de vapores y eléctrico-

me desvanezco en desconocimientos estultos a palazos y plazos

en cada parada sed de la inconquistable gloria por demostrar

-contrato de plástico, al hamor le faltan tomas quizá estaciones-

nopuedormir: la puñalágrima me ha dolido todo un insomnio cochecama

 

a lomos del domado fierro las tripas del gusano idénticas a las losas

mientrasyectorias comienzantes -haz en vez de envés- ¡qué olfato el del futuro!

relincho pellejos escarbo glándulas saboríféricas en los huesos de la estatua

ensayo como el fuego la manera de acalorarte -frenar sin descarrilarmiento

¿quién exige inviernos o precisa revólveres para reórdenarse el cráneo

cuando se autopropulsa engarzado a las canijas chipés contemporáneas?

guardagujas, revisor, pasajero…: póstrense al postrero tren… después del tren

A Bélleza Trágica

Publicado en

atomium

 

Para el hombre dichoso todos los países son su patria
(Erasmo de Rotterdam)

 

 

Cuando ese murmullo incesante, ese susurro a las vías, horade este tímido corazón de campaña que se erigió a la manera del templo de Jerusalén –no bastaron cuarenta y seis jornadas para construirlo-, tras repostar en Austerlitz, recorrer las entrañas de la Luz y partirme desde la Gare du Nord, quizás llegues a Zuidstation, del norte al sur, donde no te espere nadie más que el calendario, ni siquiera el acompasamiento respiratorio de mi mano como cada noche a las once y media, mil trescientos diecisiete con noventa y seis más tarde –tal vez algo más, la vía no es un camino recto- pretendas reconocer la Grand Place o alguno de los magrittes, aquí cerca de este río yermo, los rieles seguirán inútiles y muertos, los raíles darán cobijo al matojo que se estira de forma incipiente y olor a orines desecados estará adherido a la piel del hierro; cuando el ferrocarril bruno deje esa cicatriz especular en tierra y el relente no pueda cauterizarla, el galope se suceda como rastrillo por esa huella en cemento fresco y se traduzca en vómito de humo, el paisaje a través de la ventana te parezca un eco de postal o de viñeta de un cómic de Tintín, hayas recorrido el pentágono con cada uno de los lados y puntas del templo en las alturas -de la también llamada ermita del pantano-, y eduques a tus pies por pasillos y aularios en la Livre, la Vrije o la Erasmushogeschool o encuadres el Van Buuren en un silencio de pasos –casita de chocolate art déco-, y los días de viento ondee el reloj azul de doce estrellas, y las noches la luna compita en refulgencia con las nueve esferas del Atomium, los libros y yo extrañaremos cada una de tus sustracciones y tú acaso comprendas después de tanto cuando que el último tren, el postrer tren –el postren- que te guíe sólo sola será el de vuelta.

alunísono

Publicado en

alunisono

 

 

un freno de mano para cronógrafos y solapas soy yo quien define las noches

 

en las bodegas del corazón sepultado en el útero del tiempo

 

ser un ser galántico sin devanarse los sexos en exceso

 

recoenmendación: no voy a darte oportunidad sino ventaja-

 

carente de caricias es tiempo de romper el aire de desabrochar mi pechormiguero

 

porque mucho contigo es siempre poco alambre entre nada viento en velas roídas

 

uno lanza un lazo al cielo por costumbre –pero no te lo sabría decir con esactitud-

 

 

 

———————————————–yo————————————————

 

codiocioso siempre entre dos fuerzas peatón con claxon puerta incómoda

 

no arranco flores para ti como no te arranco a ti para alimentar las flores

 

si vienes conmigo prometo no matarme demasiado –y sé que me malcrío-

 

dar cabezazos contra espejos poner bozal al sentir zancadilla a la sonrisa

 

despellejar la farsa en rescate de la derrota -después del más tarde llueve a miguitas-

 

en tapias de oídos finos cortinas que ocultan ventanas lengañosas

 

 

 

sé que puedo encontrarte en el latido de la tierra en la embestida del mar

 

en el hueco entre nubes la conversación de espejos la discontinuidad de la carretera

 

alejo la mano de los aspersores por la fecha de consumo preferente –caducondiciones

 

al compás tenue y rasgado de las rascaricias séhembrar cada uno de tus poros

 

y romper mi ombligo como pastor del caos -nunca en tu nuca con balas de fogueo-

 

desairo vara y cachava –carmínyectado en el pecho tus beseos son órdenes para mí-:

 

¿¡cuántas vidas para un solo corazón, cuántos corazones para una sola vida!?

 

Lugonal milnovecientosnueve

Publicado en

imagenlunapoema

Cuando aún no estaba la luna, y afuera
como un corazón poético y sombrío
palpitaba el cielo de primavera,
la noche, sin ti, no era
más que un oscuro frío.

 

(Lugones)

 

 

 

 

 

 

 

he rastreado –búsquedabsolutacincuentamil brotes de saliva –tántas veces cuántas-

 

hasta poder consentirme el lujo –río- de las catorcehoras

 

en un reloj cuadrado que no repique a tí (sí, tú eres el único ti acentuado)

 

de obtusángulos becarios en anocheceres y maldades maldadas,

 

muertes cirróticas lipoescasas liporiginales, palomas en lucha por un trozo de pan,

desgajamiento: de ser uno a mediouno o mediodós –quizás todo estaba medido-

 

sin encontrar una huella de tu existencialgodonosa vigilante

 

 

 

impacientos de días el corazón como vientre de niño famélico ruge

 

-tú asesina inmóvil como el hambre de pan, dedicatoriardiente-:

 

“la eternidad estrellada reposa el regocijo que vuela entre las horas diurnas (miles)

 

¿es posible que el invierno nunca llegue? ¿quién se encargará de cuidar las flores?”

 

a la noche, ebanista de almohadas xilógrafo de sueños dactilógrafo de evocaciones

 

empatético reviento del sur -nosotros: plural mayextáctico

 

voy a torpe-de-arte como agua de río a las rocas -¿ytúamí?-

 

 

 

septihembra siembra la palabra prohibida en cuarentena barbecho standby

 

-una novena a esta única maldita séptima- el único antiseptióptimo

 

septiemblo de pensarlo –leo un naufragio anticipado-

 

(¡tánto huir del pasado para ahora temer al gálguico futuro eunuco

 

puñonrostro sin residencia ni calle una posible línea i-maginot!)

 

Bélleza trágica destinal, qué más vas a robarme –de bello gallico

 

ermita del pantano, templo en las alturas: ite missa est?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

in girum imus nocte et consumimur igni

Publicado en

IMAG0904

No gossamer is spun
so delicate as she is, when the sun
drives the clear emeralds from the bended grasses
(Ezra Pound)
 
Como gobiernas, como bronces,
siempre en mudanza, siempre dando vueltas.
(Miguel Hernández)

 

al poliyacético insecto saprófago

 

 

a la espera del acento cálido pielespontáneas pasto de la flama

pulverizo en el puño lacrado la monedazarosa caracruz

soberana de incertidumbres pasoatrás decisiones tomadoras

el “desafío turbulento de los 28” (gonzalorojasdixit)

aliterado de forma literal –no, saber, si, dormir, recurrente, arribabajo

aterrizo sobre hervorhistería para coserte a fuelle

y mordisqueo de las uñas hasta las lúnulas

 

tus ojos dióptricos a fermentar tras cada pestarañazo en barricas de roble

mi sangre de estilete clavado en víscera nidia y escalena

a tu helado –cafhélado- viruta serhumana fosfatina

porque a tu lado todolodemás asco-iris y fraganciapestosa

sal sudoricia luzazul colmillo mellado ronquidonírico ácilodo

oxímoron: yermo inventario comparativo (con su agravio correspondiente)

paradoxal (para-dos-al paradorsal): perder autobuses es ganar horas

 

desconozco entrenamiento de piel para escalofrío erizado (repe-luz-no)

que no sea el besaspersor con retroceco -¿el beso es número o letra?-:

ele esquinada escuadra menguante sonrisa de cielo noventa grados -máximo calor-

émula de ojizarcatenea vestida de vidrios fanales arbóreos –uffísima ufférrima-.

llama.                         ungida.                       ninfea.                                    astral.

aunque del hollar senrojezcan los muertos -defunctus adhuc loquitur-

mencanta que tencante que estas manos te digieran cada sábadomingo, lunes.

 

Anula ligazón el jicarazo

Publicado en

polillapoddle

 
¿Culebra, o mordedura de pestañas quemadas, o únicamente víbora
del mal amor? A pocos centímetros me fuiste
movediza, arenosa. Nunca entraste. 
Nunca saliste, y todo fue polilla a lo largo del encanto
(Gonzalo Rojas)
 

Verde vitral de mordulada luz a oscuras -¡qué sabor el de la parte trasera de las hierbas!-

y si (sí!) rayas y si (¡sí!) cuadros y si (¡¡sí!!) prendas hojas secas descarriadas

abandonan con planeos el árbol: en comparación, el viento desorgulloso de su vuelo

mordeblanda con colmillos de leche, inedidénticas chirrían las incisiones –decincisivas

alijero lunares abismoquedad en este légamo de aljorca rizosa

con el consentimiento de girasoles para la diamantina sed de brutería –rigor vórtex horizontal-

la sirena canhídrica otorga muerte biolenta satélitéxtasis: veneno anega el organismo

 

ánfora donde se helaba el misterio mágico –ahípodíaestar – retablo vulneradorable

cuando pétalos donde prístino roce al unísono anulizaje de cristales irrompibles arañados

mundo en su leve inclinación: no hay latido pernicioso que voluptuosee el eje terráqueo

copioso fidedigno orbital desconsiduración indomable hormigueo anular ensortijado

evoco lo sucio que relimpia –halaganado desconectarégimen: síeterno anula un la a la una-

olor a muelle encrespado en la retinafectiva de ondulaciones crisálidas

me salomonizas sin apartar espinas del pescado: por tu vívida apariencia coleo

 

enarbolamiento de rama en rama, que sí caballo huérfano –un trato: trótame a casa-

des-cubro las llamas relentes venusianas demasiadas veces tanto

imántener el peritaje en carasocultas: pollyanna versus ciclotímido

malhiere el cuello órgano vital–etsi de gustibus est disfrutatum– por bucal eléctrica

camigas envidiosas del hurto de horas –me sobran horas, me faltan héroes-

tú sí también tan telúrica y magnética: de “finas madrugadas arqueológicas”

procrastinación o contracrastinación: yaseverá -¿porvenir, pormejor, pormenor, porfavor?-

Combatería baja

Publicado en

combateriabaja

       
Hilo retemplado, hilo, hilo binómico
¿por dónde romperás, nudo de guerra?

(César Vallejo)

 

Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla

(Sun Tzu) 

 

 

al zaguero sabor de lanza romana clavos de triángulo carnoso

dondelatan prolijos prejuicios cielo profundizante descafeinado de sobras

inquebrantables choques de rodillas arquitrabes rotulianos –osteocondrosis-

fundo la luz de gas yo de miser inalámbrico ávido de generadores

meto nimias dipsomanías al sistema inmundoilógico -no pienso competdir perdón-

evisceración sin armamento y cráteres de arcángeles cándidos

contienda de campaña: recuento de bajas en vértigofensiva

 

juego de ventanas que no encaja: entra el aire al que creía innecesario aspirar

certidumbre-diente-de-león (desperdigada inseminadora) en tierra árida arrendada

tánto trásiego rifirrafe en la incandescencia: asirse al último brote de cobertura

escudos empeñados en mantenerse como parapeto de la común acroestesia

qué cuchiyo roerá hoy estas cerdas de muñecas secas antes embalse

hallazgo de algo –haz algo de algo, (mi voz estentórea) sé lectivo-

rescate de lo automático mano a cuentagotas vía de interacción por amargo desprovecho

 

tecnolatrío la clara lupa sobre la trinidad malhumorada y los remedioses caseros

aguijón punto de intertrés treslescópico salchica golpedazo tu espada genocida

entre la cima y el cielo se fumigan los adentros: habité el plato que devoran los pájaros

nocheadía díanoche aviso de abisales bises reprocreados en la epidermis

amenaza al casco convulso –con pulso- de las mejillas saturadas de encolorarse

supe por el olor de amapola que esta noche debí devenir miope

que tú vistas de azul escaramuza redundancia acaricierta codicia brusca bruja

 

nudoblado mordedura de culebra cruzada de miras abatido en maniobras

para qué luchar pleno de garantías seguro de victoria -el riesgo no es mi rasgo-

y no al límite de las fuerzas combatería baja increesciendólares luchamuerte 

argumentomitido piromanías -quién concede las ampollas al coraje-

el reglamento de viajeros contempla la guerrilla: un apréndice a arbitrar o entumbar

dis-paro y b-arranco y en cada cartuchera Zum ewigen Frieden y sūnzǐ bīngfǎ 

ser yunque o martillo no son las dos únicas posibilidades en la refriega