Canal RSS

Archivo mensual: septiembre 2013

inciendías

Publicado en

inciendias

“Sonora como el fuego
El fuego que me quema el carbón interno y el alcohol de los ojos”

(Vicente Huidobro)

Bogar en incendios como en mares

(Vicente Huidobro)

 

se me ha muerto el abecedario en tus rodillas y me consumo en la delgadez del charco

sobre ruinas reconstruyo el tierno poco a poco como cubre el moho las vetas

me pertenace me pertemece el desalcance del dinstinto

donde todos mis yoes se han puesto en hora todavida

en pernocta y permuta de almohadas de reemplazo –suplantación inútil-

contemplo con ludibrio la clase magistral del bisturí –extirpación inane-

pese a la quema me conservo en el cordón desabrochado de este camino aterido

 

vivo en la víspera del pero y al cabo de tanta geografía una falsa estrella contagiosa

oculta como el clavo que sujeta el cuadro produce un amago de supervivencia

no ha llovido de parar (si esto era el paraíso, que les e-dén)

la distancia luce u oscura la dulcedumbre y frialdad de la lluvia

deshabito el hábito íntimo de un venero que prende a distancia

con vértigo de esta tregua ametralladora y el desvelo de las ojeras de un dios:

desconozco si mi demanda de ti es elástica inelástica o viscoelástica

 

inciendías o más de ausencia: estos incendios no se sofocan, sofocan sin más

me de-bastan cinco minutos de lumbre para que mi corazón suene a ataúd concurrido

a camás desmesuradas a paredes sin cerillas que se froten solas

a pocos papeles partriTÚras cávilas y cábalas en órbita pendulante

sé que el hálito impar nunca inquietó a las aspas del molino

y que uno se acostumbrápido a la sequía del tejado (no soy uno sino el nadie odiseico)

y estaventura tampoco requiere amparo de dioses y sí su zancadilla

 

 

 

Anuncios

despedira (paradiosestoyo)

Publicado en

sol_de_inviernoDefinitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes

(J.L. Borges)

 

In-te-rruego luna desvelada la ilusión alborizante –descaparateneclipse a destello focal-:

no podrá herirme el futuro ni el invierno (ni el nuncausenciacostumbrada)

del alba hasta el (fr)acaso mi corazón vaser un vado permanente

pérdida arrancada a estertoses –la virtud: esputo medio- retención en puño macizo

reloj de arena a-negado que ralentice en tantos entonces sabotaje al calendario

ladrillo lingote impar descuadrante de murallas en cualquieracera de puntosuspensivos

carnaza de bálano sin prácticárnica (farmacopea: uno, sustine et abstine; dos, ataraxia)

 

antes de que mi alegría (animal que muere demasiado) comience a quedarse calva

voy a ponerte en las girolas de las catedrales a moldear una costilla con recordatorios

a guardar mis órganos entre los matorrales y los espejos mientras

mi mano sespine al cable colgante entre batirse en duelo y batir las alas

pulverice todos los pedazos -las migajas desorientadas no sabrían recogerse-

[irresponsable como el sol me tambalearé en la curva de tu vientre

sita en longitud 4º 21’ E, latitud 50º 51’ N, (actitud 100 N S E O)]

 

aún no sé si el dolor tiene porvenir vigencia de piedras o si abraza el tropiezo

estocada vez separación llaga que duele en el propio como en el cuerpo ajeno

que hace sentir el peso de la sábana en la soledad a pecho abierto por fuegoteo

y al lunario sonámbulo tus porhaceres futuros -picoteado como un pájaro al fruto-

no estamos en el borde sino en el bordillo: nuestra caída no traerá secuelas y aun así

(quizás las hemorragias sean internas o pensamientos floriles lindantes con lo terremal)

pero nos queda un cambio de escaparate: mucho por mostrar pero no todavía