Canal RSS

Archivo mensual: agosto 2013

raravis

Publicado en
100506-N-7498L-152¿Qué se llama cuanto heriza nos?
Se llama Lomismo que padece
nombre nombre nombre nombrE.
(César Vallejo)
 
Rara avis in Terris nigroque simillina cygno
(Juvenal)
 
Yo renazco al mirar nuestro amor en los espejos
(Luna González Alijarcio)
 

túyyó mañana sin estrenar escrito en encierrasílabos endecadencia

abrazo auricular en reposo –delicabeza– besos tácitos (¿taciturnos a tacitas?)

ciudad desobsequiadora de bajadas para vértego y curvas para desequilibríos

cielo intenso que hunde océanos en sus trastornos bipolares –tiempo de las certezas-

intervalo multiforme vigorrizante sin sucursales ni franquicias

fracaso de los negros cisnes–ni la niebla sucede ni el excesivo pájaro humea entre rocas-:

especie protegida esta en-tomo-logía alvina y espástica

 

túmortal mariposa lodo con alas derrota del aire wayoflife gusanil

volcán de cervicales estípite de flores devenir de moscas bisagra irisada sobre hierba

vértebra rojiza de natura destete a la paleta primaveral de añiles desorden de la charca

sabes a viento en los labios a desnudez de hoja a ósculo en préstamo sin garantía de devolución

voy a ti como el polvo a los muebles (urge un besostén hociforme de ochoras)

desde lo más profundo de las correas de mi vientre con las palmas de las manos desconchadas

como piloto rojo de televisor: de noche te vigilo miro controlo en espera de encenderme

 

tunombre tiene un nido de albañiles que construyen amaneceres emportrados

un nohogar en cada juntura entre las tejas como llamada de puerta con ganzúa

(techarte de menos no es una simple operación aritmética)

como el corazón del héroe raravisrarabis– con tu maldad de la buena

de sangre verde  inmadura –eternaprendiz– tentadora como el flashback

peina mi rebeldía con raya (sé quien da el distingo a la espiga de trigo)

resucita al palpar nuestro ¡ah!mor empreñadoen los pellejos

 

Anuncios

estepicursor

Publicado en

interrupto prototipos del aterrizaje con audacia: cómplice de las hélices del giroderueda

las visitantas pasajeras sangre de domador enjaulada –estepicursor en brisa por partes a ráfagas silabeadas-

el refugio parece llano la cueva umbría la cabeza niegasienteencrucijadaedípica

perros ladran en noche frágil (yo atorado en tu aullido) se ahorcan daños en las farolas

el trueno resbala se sacia de sombra se abraza a una pinza en un pellizco

sacramental guillotina cercena lo condecorado cortesía del llanto –es lo que ¡ay!-

me increpo por sabotatuarme ser espectadolor cometerrores no dardodepecho …

el héroe de mañana tiene fobia a la cornisa yo a mirar de noche el cielo

lunamorada mestremezco ¿cómo afirmar que el firmamento puede ser algo firme?

¿no ves que no puedes apartar las nubes con la construcción de más estrellas?-

si la única herencia es genética -“heredarás la mierda”- seré sábana en tu dormir hético

“con poco acierto algo” mis manos no dejarán huella en el agua ni salpicablanda ni onda

aunque no sé de tapices ni tejes (ni manejes) ni destejes (desconozco la destrezarterial)

sí de la metáfora como secreto ronco a megáfonos del coágulo yyy flema de acribillarme los codos

porfío en latir como el lagarto en esta jauría de soles –casomiso

pétreamargura hace en un tris entristecerse (esto no es caída sino abrazo de tierra)

¡qué de caras viejas en fracturas diafisarias nos devuelven los espejos!

arrugadas como camisa de ayer o carta que se ansía entre las manos

yo me reflejo con los botes de un balón cansado ¿quién determina el oficio latiente?

y ardí porque no me quedaba más remedio –¡maldita vocación secreta de ceniza!-

con perezosa melancolía escarbadora de uñas: tena¡zas! para sacarse los pasados como muelas