Canal RSS

vitíligo definirente (y por encontraste) de leve enciclópeo

Publicado en

DSC_0082

“Pero, ¿cómo es que lo inherente a un cuerpo es acorde con lo incorpóreo?” (Plotino)
 
 “Décadas de piel. De repente el hombre es décadas de piel” (Gonzalo Rojas)
 
 “La poesía es homenaje y profanación de una lengua” (Jacques Roubaud)
 
 
 

encalidiotece[1] el viaje al sótano en su excalofrío de nidólatra tibioso

la truconexión para encarar lo mediocre(ado): naturaleza huerta //vid. naturaleza tuerta//

este sol tan verde ataráxico[2] y pluripatético que te custodia encrudecido

arrecife entre los códices dentro de cada mortuorio espécimen //vid. espésemen//

nadie se nace un filo de la llaga insondeable -y en el principio era el vulvo[3]

con su simetría abotonada de candados y eslabones verticilos

en los hollejos del horizonte genuflexo pueblo israelita exódico

 

frente a la in-termitera de isópteras ruin generis tan ¡isomórficas! ¡¡andrónicas!!

¡¡¡milimiméticas!!! ¡¡¡¡incolhoras!!!! ¡¡¡¡¡indolhoras!!!!! ¡¡¡¡¡¡insípidas!!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡ bobédicas!!!!!!!

hay quien –sépalo- desobedece como una hojaláta con su crujir de viento

dialoga con giros y avances tragapérricos en el silencio tras un dísco(lo) abrazo

como los dedos del beato en una comunión de rezos[4] hazáñicos con el verso prestado

de mudez mudanza memoriza descoordinarias de timorata triunfadora

desmayo y horror no sin cierta causticidad con una épica que no es esdrújula[5]

 

esa fecundatriz porvenirista sitibunda torrenteguillermermado altruísmo más allá más

largo tras un largo del más larguísimo madejo -longilíneo intrépido instantáneo-

ce poemaltratada dispara(ta-ta-ta)da: “la luna decáspitada solloza en todas las calvas[6]

símil deisladesantorini (volcánica, en extinción) nunca llena mediasnoches demediadas

chubasquero de alondra aladura(dera) primípara y lentísica de ojos numantinos

en sus cálices daguerroatípicos beben cicutas de corpuscristi pasto de las damas

melanocitos sososias víctimas por cantaleteos bostezos de lo inimitable: l´único.


[1] [gélido y cálido: antónimas esdrújulas climáticas desaclimatadas]

[2] [¡hay que ver como un (¿dios?) Ra puede convertir lo atáxico en ataráxico!]

[3] [en el principio era el vulgo]

[4] [me cago en la os…tinación: l´oscura transhistoria: mihisterio]

[5] [e-picapetitosa repica sin réplica- ¿y-eso? ligérico adintelado]

[6] [paráfrasis parodia voltigeada]

condóminos descaminos de creta II: ellaverinto

Publicado en

laberin5

ya no sólo en lugares en los que no sino también en los que sí -mausoleo acorazonado-

alacrán camino curvo de huida forja del truenóxido embalaje de epidermis

a cuesta umbrarse –loveo– tan oscuro que en lo divino se atranca

desorden de labios sin control –remotos- abandono de avatares de fuga en doble fila

dentre huecos del ladrillo retablos por cimentar sin vetas probetas

aquí no hay cerraduras al través llaves perdidas tres diarias veces

por la rendija bajo batiente en esquinas y rincones de tu boca atemportales

 

escalón reserva de tu asíento galgarañada por cristal fruto de hoja caída

brotes de tierra como a ratos el fuego o el agua o el clamor gemebundo de difuntos

conserva de uña reliquiosa en stock soporte de misivas cableadas

paredes de curva tiza hermenéutica en bebiente oscuridad –manual destilo-

ráfaga heurística que asoma a la exageración con inverecundia

silicernium para tanateros escuálidos con escasa morigeración –abrevadura

dehiscencia de glándulas foliculares en reacción al tegumento –cerrablanda

 

antropofagia contrapuntística –que no te sí- plástico damásquinado

cohartadoptivo canto al letargo como a una reja:

contar contacto cómo el cielo se arranca barranco en los costados

un puñal en frío conjura el calor somnífero de cuenca caudalosa

el remo se hunde para empujar con más impulso la barca

una centena de canes isonómicos deslustran la sombrafónica

o la fusa semifusa patidifusa solea la sombra como solía      ¿quiénfasis? ellaverinto

condóminos descaminos de creta I: oviyo

Publicado en

hilo+de+ariadna

tengo el defecto de la cornisa del billete arrugado con estruendos de pánico

de:       lides en un desecho vivo por compasión oculto bajo la esquina del mapa

sangre mezclada en río espesa rápida laderabajo ducta directa a rayas

emboscada con migas de aliento festín de guijarros en rebote sobre el parabrisas

gusano que despabila a la tierradormecida raíz bajo la baldosa caracol votivo

fugaz protagonismo de los pueblos en carteles de carretera

antojo cetrino en el fondo del pulgar a esta falta impermeable de delicadeza

 

secreto de confusión contado a roces: no soy sino las erratas hechas presenteterno

cuando el calendario leproso se cura no acepto ni reconozco el milagro

vencido este mes no me vence el síndrome del mástil vacío ni la trampa del trompo:

artilugio de las marismas sustancialcance de indicios cariacontecidos

entresijos de barro y polvo serenas calamidades de las rosas

¡recelosa armonía la cotidiana en la sosegada senectud de las células!

con la sensación de ser de todos y ninguno -¿cómo puedo serme antes de sermí?-

 

he aquí mi cornuflexia pinchazo de aguja –avíspero de mí- que muta en oviyo

como un puño heñido de rabia conglomerado de dedos –he sucedido episódico-

vísceras sedimentadas hilo vuelto sobre sí mismo maraña de cables

hábiles como los lunes con torpeza de segundo desentrenado que se encasquilla

nobstante: contra(di)cción del sentir –astilla entre hemostáticos, tirita que no tirita-

encamina al buceo entre tus insignias al calor a diademar el jamásdelosjamases

a columbrar con reciedumbre besar hasta el aire que exhales y a no sinonimearte más

inciendías

Publicado en

inciendias

“Sonora como el fuego
El fuego que me quema el carbón interno y el alcohol de los ojos”

(Vicente Huidobro)

Bogar en incendios como en mares

(Vicente Huidobro)

 

se me ha muerto el abecedario en tus rodillas y me consumo en la delgadez del charco

sobre ruinas reconstruyo el tierno poco a poco como cubre el moho las vetas

me pertenace me pertemece el desalcance del dinstinto

donde todos mis yoes se han puesto en hora todavida

en pernocta y permuta de almohadas de reemplazo –suplantación inútil-

contemplo con ludibrio la clase magistral del bisturí –extirpación inane-

pese a la quema me conservo en el cordón desabrochado de este camino aterido

 

vivo en la víspera del pero y al cabo de tanta geografía una falsa estrella contagiosa

oculta como el clavo que sujeta el cuadro produce un amago de supervivencia

no ha llovido de parar (si esto era el paraíso, que les e-dén)

la distancia luce u oscura la dulcedumbre y frialdad de la lluvia

deshabito el hábito íntimo de un venero que prende a distancia

con vértigo de esta tregua ametralladora y el desvelo de las ojeras de un dios:

desconozco si mi demanda de ti es elástica inelástica o viscoelástica

 

inciendías o más de ausencia: estos incendios no se sofocan, sofocan sin más

me de-bastan cinco minutos de lumbre para que mi corazón suene a ataúd concurrido

a camás desmesuradas a paredes sin cerillas que se froten solas

a pocos papeles partriTÚras cávilas y cábalas en órbita pendulante

sé que el hálito impar nunca inquietó a las aspas del molino

y que uno se acostumbrápido a la sequía del tejado (no soy uno sino el nadie odiseico)

y estaventura tampoco requiere amparo de dioses y sí su zancadilla

 

 

 

despedira (paradiosestoyo)

Publicado en

sol_de_inviernoDefinitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes

(J.L. Borges)

 

In-te-rruego luna desvelada la ilusión alborizante –descaparateneclipse a destello focal-:

no podrá herirme el futuro ni el invierno (ni el nuncausenciacostumbrada)

del alba hasta el (fr)acaso mi corazón vaser un vado permanente

pérdida arrancada a estertoses –la virtud: esputo medio- retención en puño macizo

reloj de arena a-negado que ralentice en tantos entonces sabotaje al calendario

ladrillo lingote impar descuadrante de murallas en cualquieracera de puntosuspensivos

carnaza de bálano sin prácticárnica (farmacopea: uno, sustine et abstine; dos, ataraxia)

 

antes de que mi alegría (animal que muere demasiado) comience a quedarse calva

voy a ponerte en las girolas de las catedrales a moldear una costilla con recordatorios

a guardar mis órganos entre los matorrales y los espejos mientras

mi mano sespine al cable colgante entre batirse en duelo y batir las alas

pulverice todos los pedazos -las migajas desorientadas no sabrían recogerse-

[irresponsable como el sol me tambalearé en la curva de tu vientre

sita en longitud 4º 21’ E, latitud 50º 51’ N, (actitud 100 N S E O)]

 

aún no sé si el dolor tiene porvenir vigencia de piedras o si abraza el tropiezo

estocada vez separación llaga que duele en el propio como en el cuerpo ajeno

que hace sentir el peso de la sábana en la soledad a pecho abierto por fuegoteo

y al lunario sonámbulo tus porhaceres futuros -picoteado como un pájaro al fruto-

no estamos en el borde sino en el bordillo: nuestra caída no traerá secuelas y aun así

(quizás las hemorragias sean internas o pensamientos floriles lindantes con lo terremal)

pero nos queda un cambio de escaparate: mucho por mostrar pero no todavía

raravis

Publicado en
100506-N-7498L-152¿Qué se llama cuanto heriza nos?
Se llama Lomismo que padece
nombre nombre nombre nombrE.
(César Vallejo)
 
Rara avis in Terris nigroque simillina cygno
(Juvenal)
 
Yo renazco al mirar nuestro amor en los espejos
(Luna González Alijarcio)
 

túyyó mañana sin estrenar escrito en encierrasílabos endecadencia

abrazo auricular en reposo –delicabeza– besos tácitos (¿taciturnos a tacitas?)

ciudad desobsequiadora de bajadas para vértego y curvas para desequilibríos

cielo intenso que hunde océanos en sus trastornos bipolares –tiempo de las certezas-

intervalo multiforme vigorrizante sin sucursales ni franquicias

fracaso de los negros cisnes–ni la niebla sucede ni el excesivo pájaro humea entre rocas-:

especie protegida esta en-tomo-logía alvina y espástica

 

túmortal mariposa lodo con alas derrota del aire wayoflife gusanil

volcán de cervicales estípite de flores devenir de moscas bisagra irisada sobre hierba

vértebra rojiza de natura destete a la paleta primaveral de añiles desorden de la charca

sabes a viento en los labios a desnudez de hoja a ósculo en préstamo sin garantía de devolución

voy a ti como el polvo a los muebles (urge un besostén hociforme de ochoras)

desde lo más profundo de las correas de mi vientre con las palmas de las manos desconchadas

como piloto rojo de televisor: de noche te vigilo miro controlo en espera de encenderme

 

tunombre tiene un nido de albañiles que construyen amaneceres emportrados

un nohogar en cada juntura entre las tejas como llamada de puerta con ganzúa

(techarte de menos no es una simple operación aritmética)

como el corazón del héroe raravisrarabis– con tu maldad de la buena

de sangre verde  inmadura –eternaprendiz– tentadora como el flashback

peina mi rebeldía con raya (sé quien da el distingo a la espiga de trigo)

resucita al palpar nuestro ¡ah!mor empreñadoen los pellejos

 

estepicursor

Publicado en

interrupto prototipos del aterrizaje con audacia: cómplice de las hélices del giroderueda

las visitantas pasajeras sangre de domador enjaulada –estepicursor en brisa por partes a ráfagas silabeadas-

el refugio parece llano la cueva umbría la cabeza niegasienteencrucijadaedípica

perros ladran en noche frágil (yo atorado en tu aullido) se ahorcan daños en las farolas

el trueno resbala se sacia de sombra se abraza a una pinza en un pellizco

sacramental guillotina cercena lo condecorado cortesía del llanto –es lo que ¡ay!-

me increpo por sabotatuarme ser espectadolor cometerrores no dardodepecho …

el héroe de mañana tiene fobia a la cornisa yo a mirar de noche el cielo

lunamorada mestremezco ¿cómo afirmar que el firmamento puede ser algo firme?

¿no ves que no puedes apartar las nubes con la construcción de más estrellas?-

si la única herencia es genética -“heredarás la mierda”- seré sábana en tu dormir hético

“con poco acierto algo” mis manos no dejarán huella en el agua ni salpicablanda ni onda

aunque no sé de tapices ni tejes (ni manejes) ni destejes (desconozco la destrezarterial)

sí de la metáfora como secreto ronco a megáfonos del coágulo yyy flema de acribillarme los codos

porfío en latir como el lagarto en esta jauría de soles –casomiso

pétreamargura hace en un tris entristecerse (esto no es caída sino abrazo de tierra)

¡qué de caras viejas en fracturas diafisarias nos devuelven los espejos!

arrugadas como camisa de ayer o carta que se ansía entre las manos

yo me reflejo con los botes de un balón cansado ¿quién determina el oficio latiente?

y ardí porque no me quedaba más remedio –¡maldita vocación secreta de ceniza!-

con perezosa melancolía escarbadora de uñas: tena¡zas! para sacarse los pasados como muelas